La película de acetato de vinilo de etileno (EVA) y la película polivinilbutírica  (PVB) son dos materiales poliméricos diferentes, pero ambos se pueden utilizar para vidrio laminado.

El PVB ha sido durante muchos años el material de referencia para laminación de vidrio en la industria de la construcción y el transporte, pero el EVA en los últimos años está ganando terreno gracias a sus propiedades que en algunos casos son mejores que el PVB.

Una de las principales diferencias entre EVA y PVB es la velocidad de transmisión de vapor de agua, resultante del agua natural o la humedad atmosférica. El PVB es sensible a la humedad y está más expuesto a problemas como la infiltración de agua en las esquinas del vidrio laminado, por lo tanto, al riesgo de delaminación.

La composición química termo-endurecedora de EVA permite que las moléculas internas generen conexiones tridimensionales, asegurando así un grado adicionalde protección para todos los elementos arquitectónicos expuestos a condiciones excepcionales, como altastemperaturas, alta humedad y condiciones climáticas extremas.

¿Cuáles son las ventajas de la película a base de EVA?

– Tasa de reticulación superior al 94%*: el EVA es un material termo-endurecedor y tiene excelentes propiedades termo mecánicas, lo que le da durabilidad y estabilidad muy por encima de cualquier termoplástico.

– Mejor óptica: valores de transparencia muy altos.

– Mejor resistencia a la humedad: El EVA no es un material higroscópico, por lo que es más resistente a la humedad que el PVB que sufre de un alto grado de absorción de vapor de agua. El EVA no está sujeto a este proceso.

– Excelente aislamiento acústico: dado el alto grado de insonorización es el producto ideal para zonas ruidosas.

– Alto Filtrado UV: el filtrado UV al 99% hasta 390nm de longitud de onda es una indicación de su idoneidad para proteger contra los rayos solares.

– Menores costes de transformación: se puede producir un vidrio laminado con película EVA en hornos de convección, como el Lamijet Convection, o por infrarrojos como el Lamijet 04-2c; estos hornos son de pequeño tamaño y accesibles incluso para las pequeñas y medianas empresas del sector.

El procesamiento con película PVB necesita una cámara especial de temperatura controlada y el vidrio debe procesarse en un autoclave, una máquina costosa y grande adecuada para empresas de gran volumen.

*resultado en el producto STRATO® EXTRA CHIARO